CLÍNICA ALBORADA adicciones@clinicaalborada.es    psicologiaestrategica@clinicaalborada.es

MÁS DE 22 AÑOS DE EXPERIENCIA NOS AVALAN                          941255212

LEER MÁS SOBRE EL ALCOHOL... 

En las primeras fases de la enfermedad el desarrollo de la tolerancia y la pérdida de control se expresan en una alteración de las prioridades del individuo. A medida que la enfermedad progresa se profundizan las alteraciones conductuales, la persona puede tornase más irritable, agresiva, taciturna; y con frecuencia aparecen complicaciones sociales, legales, conyugales y laborales. En esta situación el enfermo tiende a perder progresivamente el interés por aquellas actividades que no están asociadas al consumo de bebidas alcohólicas, lo que profundiza aún más el problema.

ES EL MOMENTO DE EMPEZAR A ACTUAR

Frente a la sospecha de un problema de dependencia es vital conseguir un diagnóstico profesional. En todos los casos, cuanto más precoz sea la intervención mayores serán las garantías de un buen resultado.

En Clínica Alborada, ofrecemos el servicio que permite el diagnóstico del paciente y la valoración de la situación de forma personalizada. De esta manera nuestros especialistas recomendarán el enfoque más apropiado para cada caso.

¿EN QUÉ CONSISTE NUESTRO TRATAMIENTO?

El tratamiento se inicia con una evaluación inicial de la gravedad y alcance de la patología, con el objeto de adecuar la intervención terapéutica a las necesidades de cada paciente. En la Clínica Alborada trabajamos con una orientación motivacional, ofreciendo, por tanto, un trato individualizado que permite diseñar el tratamiento a medida de cada paciente y contando con su participación activa.

De forma general, el tratamiento suele iniciarse con un periodo de desintoxicación (con ayuda de fármacos) que permite suprimir el consumo de bebidas alcohólicas sin el riesgo de aparición de síndrome de abstinencia. Esa fase inicial va seguida de un proceso de rehabilitación o deshabituación que tiene como objetivo la superación de la dependencia psicológica que le permita al paciente llevar una vida satisfactoria en ausencia de bebidas alcohólicas.